VISIÓN TEATRAL DA POLÍTICA GALEGA (Polo noso mellor actor dos 80)

O Rexente do GdeB 

 

A guerra dos artigos de prensa está aberta: Despois de “Nervios” de Aymerich para “A nosa terra” dende Vigo, temos o contrataque coruño con “Visión teatral de la política gallega” de Barreiro Rivas para “La voz de Galicia” dende Coruña, e en castelán. A polémica témola por que Barreiro propón neste artigo, que o BNG pacte co PP para que Galicia se libre da maioría asobaiadora dos 25 deputados socialistas. Hai Barreiro ! Como votas de menos selo protagonista, que tempos aqueles que saíches de AP para formar o tripartito co…PSOE !

A simple vista vense unhas importantes diferenzas conceptuais e estilisticas dos dous artigos, supoño que terán a súa orixe nas diferecias ideolóxicas, que gobernan os nosos políticos: Nacionalismo progresista e Galeguismo conservador, suponse ? A cuestión a que me refiro é que se Aymerich, escribía pouco pero decía moito, Barreiro escribe moito é di pouco. Está claro que o seu é a televisión…Como ? E que non seguíades o seu éxito televisivo “Volver o Rego”...Como ? Nin o día que foi Fernández Albor (Si, esta vivo)…Vaia !

                    (Foto na sede da Voz, observade o que pon no cartaz do fondo)

Agora fagamos unha rápida análise do texto, que como apuntaba antes poderíase resumir en poucas frases:

Aunque la elección de los Parlamentos está sujeta a fórmulas que modifican ligeramente la voluntad popular -proporcionalidad corregida, representación del territorio en detrimento de la población, normas de paridad ( Os socialistas son uns totalistaristas dirixistas, que o saibades ! ) que modifican las dinámicas de la competición política, apoyo a los partidos consolidados en perjuicio de los nuevos, etcétera- es un principio reconocido que la política funciona mejor cuando las Cámaras son un reflejo cabal de la realidad, y que toda distorsión acusada en los reflejos institucionales de la representación anuncia un problema que debe ser corregido. Un caso de flagrante distorsión política es el Parlamento vasco, que, al haber atribuido una presencia igualitaria de sus tres territorios, perjudica gravemente al PNV, asentado en Vizcaya, y favorece artificialmente al PP, que gana su peso parlamentario en Álava. ( Si que pasa ! Eu estou a favor do modelo ianqui, pero non ten nada que ver coa meu cambio de chaqueta de fai 20 anos )

La distorsión estructural de Galicia no es tan grande como la vasca, porque la prima electoral de Ourense y Lugo es mucho menor que la de Álava, y porque los comportamientos electorales de las provincias gallegas son casi homogéneos. Pero cada vez es más evidente que la llegada del bipartito coincide con una extraña interpretación de nuestra estructura de partidos que está convirtiendo el Parlamento y la Xunta en un esperpento teatral -visión sistemáticamente deformada- de nuestro país. Ningún partido gallego en verdad es lo que representa, y eso nos hace estar gobernados por una acusada minoría que funciona en clave de mayoría absoluta. ( Cona ! O modelo favorecedor para que gobernara a dereita caciquil, na que estaba, se nos voltou en contra ).

El PP, que sigue siendo el gran partido de Galicia, está muy desdibujado en las instancias autonómicas, casi desaparecido en la política municipal, y completamente errático en la estatal, hasta el punto de otorgar máxima estabilidad y proyección a la coalición gobernante ( E inda por enrriba Feijoó e Rajoy non dan pé con bola ! ). El BNG, que debería hacer de bisagra y de elemento dinamizador del limitado pluralismo que genera nuestra sociedad ( Coalición galega ! Resucita, volta ! Jaja…BNG ! Pasade o lado oscuro é máis forte ! ), se siente ilegitimado para pactar con la derecha, y, preso de sus fantasmas históricos, está actuando como un partido cautivo de Touriño ( Ódiote ! Ódiote ! Por que ti en non eu ? ), al que le brinda un apoyo ciego que, al menos desde la perspectiva social y mediática, se percibe como una hipoteca irremisible. Y el PSOE, que alimenta sus ínfulas de grandeza sobre un exiguo grupo de 25 diputados y sobre un municipalismo urbano cogido por los pelos, funciona con una soberbia política más propia de la mayoría absoluta que de los consensos básicos que son exigibles en esta circunstancia. ( Aymerich segue así, Quintana ataca, ataca ! )

El resultado es que hemos salido de una mayoría absoluta de 41 diputados, dirigida por Fraga, para caer en otra de solo 25, dirigida por Touriño. Porque los gallegos nos hemos acostumbrado a que nos manden, y ya estamos inhabilitados para la política creativa. ( Só escribin todo este artigo sen sentido, para decir que o que fixen fai 20 anos era política creativa…señores do PP non vos fai falta alguén creativo ? Quintana fai che falta un conselleiro independente amigo do “lobby coruño” ? )

1 comentario

Arquivado en Humor, Política, Prensa rosa, Uncategorized

Unha resposta a “VISIÓN TEATRAL DA POLÍTICA GALEGA (Polo noso mellor actor dos 80)

  1. Pingback: XUNTOS, BAIXO A DESBROZADORA « Galpón de Breogán

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s